CORONAVIRUS

Esta situación global nos esta enseñando que la tecnología, el dinero, el poder, no es más que algo superficial y que lo más importante es la vida.

Los afanes, los rencores, los odios, resentimientos, envidias, celos son sentimientos que deben quedar atrás y qué debemos encontrarnos con nosotros mismos con la esencia de quién somos y cuál es nuestra misión de vida.

Este coronavirus no es más que otra lección de vida que nos envía el universo para que tomemos consciencia.

El aislamiento es un regalo de Dios para qué valoremos a nuestros seres queridos, amigos, vecinos, gobernantes y que no solo es tarea de los demás para que se realice un cambio sino más bien es una concientización que el cambio empieza desde mi ser

Dios permita que cuando se acabo este aislamiento salgamos todos renovados, fortalecidos y siendo mejores seres humanos, respetando a todos los seres vivos, personas, animales, plantas, etc.

El amor debe ser el núcleo de todo.

Que empecemos ayudando al prójimo siendo más empáticos y receptivos

El aislamiento se junto con la semana Mayor la SEMANA SANTA un tiempo de reflexión, arrepentimiento y perdón.

96 Visitas